Cómo Restaurar una Cómoda de Madera

La cómoda es uno de los muebles más utilizados en el hogar ya que puede tener diferentes usos según dónde y cómo la coloques. Es un mueble muy práctico, con muchos cajones y cabida tanto para objetos como para ropa. Dando los retoques adecuados, una cómoda puede reutilizarse de multitud de formas y da pie a tantas variaciones cómo puedas pensar. A continuación, explicamos cómo restaurar una cómoda de madera de forma fácil y accesible para todos.

Al taller llegan todo tipo de cómodas, es uno de los servicios de restauración más populares: desde muy deterioradas que requieren una capa de pintura y un cambio radical; a muy buenas de nogal, roble y de caoba que sólo necesitan pequeños matices para enriquecer el tono. Para cada una de ellas se utilizan unas técnicas y herramientas diferentes pues es importante moldearse a los objetivos de restauración de cada tipo de mueble.

Lo más importante al empezar la restauración es pulir por completo el mueble, retirando el barniz si es necesario y limpiando cualquier mancha que tenga. También es conveniente lijar la cómoda para sacar su madera natural y forjar una figura más simétrica. Un primer paso necesario ya que no se puede reparar una cómoda en condiciones si no está toda la madera pulida y limpia. Conviene aprovechar este proceso de limpieza para analizar la estructura y el estilo de la pieza, entendiendo cuál será su posición y relevancia en el hogar.

A partir de aquí, puedes ponerte manos a la obra y ocuparte de las diferentes partes de la cómoda antigua.

 

​Una de las claves para restaurar cómodas es revisar a conciencia la parte de atrás y el fondo de los cajones, que es dónde la madera suele ser más blanda y proclive a tener carcoma. Si adviertes que tiene la parte de atrás más fina e inestable, puedes tratar de encolarla con cuidado o sustituirla con una pieza nueva en el peor de los casos. Sigue este mismo procedimiento con los bastidores sobre los que se apoyan los cajones y las patas.

 

Dónde suele haber más problemas es en las guías (madera que se apoya el cajón para abrir y cerrar); tienden a estropearse con el paso del tiempo y eso hace que los cajones no cierren bien. Probablemente sea la parte más complicada de restaurar, ya que para sustituirlas tienes que hacer unas completamente nuevas que sean del exacto mismo tamaño y forma que las originales.

Es la única forma de poder encajarlas bien en los cajones y conseguir que se abran y cierren con fluidez. Por el otro lado, con los tiradores no es tan necesario buscar otra pieza cuándo estén desmejorados; basta con aplicarles un toque de pintura y podrás conseguir mejoras notables.

 

Los tonos de pintura que utilices dependerán de dónde quieres colocar la cómoda en tu hogar y qué estilo pretendes darle. Últimamente es habitual que señoras mayores vengan al taller con una cómoda clásica que han tenido durante toda la vida en la entrada de su hogar, y quieren que la pinte con colores más alegres para ponerla en el cuarto de sus nietas. Es cómo he dicho antes, una serie de retoques pueden cambiar por completo al mueble y darle otros usos que antes no podías ni imaginar.

 

Otro ejemplo: un cliente tenía una cómoda de nogal oscura que pertenecía a una época en la que se pintaban de color oscuro para las ocasiones en las que había que ir de luto. Al lijarla, quitarle el tono oscuro y aportar una nueva capa de pintura, conseguimos darle un toque mucho más moderno y alegre.  

 

También se puede dar el caso contrario: querer acentuar la huella del tiempo con un decapado imperfecto que realce la belleza de lo antiguo y clásico. Todo depende de los gustos de cada uno, es algo muy personal e intransferible. Finalmente, puedes resaltar los detalles de la cómoda con un color distinto para aplicar un contraste tonal con el resto del mueble.

Una vez has acabado de pintar la cómoda, es conveniente hacer una revisión más detallada para rellenar todas las grietas de la madera que están visible. Puedes hacer uso de tiras de chapa para ocupar esas grietas, igualarlas con una lija y pintarlas con un pincel muy fino para ser consistente con el color aplicado al resto de la cómoda.

 

En el caso de que tengas más dudas sobre cómo restaurar una cómoda antigua, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y resolveremos todas tus cuestiones al momento.

cómo restaurar comoda madera
como restaurar comoda madera

Antes

Después

como restaurar cómoda antigua
como restaurar cómoda antigua

Antes

Después

92607380_310829113227596_649149313544355

Antes

92618341_2724964897612892_70806519156079

Después